Beneficios de disfrazarse en la infancia

beneficios de disfrazarse en la infancia

¿Puede haber algo más divertido que convertirse en una súper heroína, ser un chef de primera, transformarse en un vampiro o parecer una auténtica pirata de los siete mares? Desde ALI Disfraces queremos mostraros algunos de los beneficios de disfrazarse en la infancia. ¡Empecemos!

¡Divertirse!

Uno de los beneficios de disfrazarse en la infancia más importantes

Lo principal es que los más pequeños de la casa se lo pasen en grande y vivan momentos inolvidables junto a amig@s y familia.

Los Carnavales, las fiestas temáticas, Halloween o, incluso, una tranquila tarde en casa. Cualquier ocasión es buena para que nos dejemos llevar por la magia de los disfraces y pasemos momentos de calidad junto a nuestr@s hij@s.

Estimular la imaginación y creatividad

Al disfrazarse los niños y niñas se transforman y pasan a convertirse en personas, seres o animales jamás soñados. La imaginación es uno de los tesoros más grandes de la infancia y con los disfraces dejamos que vuele libre. Un día se convierten en su súper héroe preferido y al otro se embarcan en nuevas aventuras como una astronauta.

Al encarnar diferentes personajes l@s más peques serán mucho más creativ@s, crearán historias alrededor de su personaje y usarán todo lo que tengan a mano (su entorno, complementos, otras personas, mascotas, etc.) para añadir más detalles a su realidad.

beneficios de disfrazarse en la infancia

Mejora la empatía

Beneficios de disfrazarse en la infancia: mejorar la inteligencia emocional

Como ya hemos dicho antes, el disfraz nos permite convertirnos en otra persona. Así, l@s más peques pueden ponerse en los zapatos de otros y ver nuevas realidades. Uno de los beneficios de disfrazarse en la infancia es el valor educativo que aporta, ponerse en el lugar de los demás, entender la diversidad, evitar la discriminación y el racismo y, en definitiva, tener una mentalidad más abierta y respetuosa.

Además, al disfrazarnos para Carnaval en grupo o para una obra de teatro, por ejemplo, sentimos que pertenecemos a un grupo de iguales. Este aspecto es muy positivo para que desde la primera infancia se desarrolle un sentido de pertenencia, una seguridad y actitud positiva frente a las relaciones sociales y una mayor confianza en uno mismo.

Fomentar el movimiento

Cuando los peques se disfrazan toman roles diferentes que conllevan una forma de actuar distinta a la suya. Por ejemplo, si se disfrazan de bailarín o bailarina, tendrán que moverse por su entorno con cierta gracilidad y estilo. Si se transforman un ninja, sus movimientos serán más pausados y realizarán llaves marciales.

De esta forma, disfrazarse fomenta el ejercicio y mejora las habilidades motoras.

En conclusión,

Los disfraces son una tradición y una forma de juego que aporta muchos aspectos positivos tanto a pequeños como a mayores. En la primera infancia juegan un papel muy enriquecedor que favorecerá el crecimiento de niños y niñas.

Si tienes cualquier duda o consulta no dudes en dejarnos un comentario. Nuestro equipo de profesionales estará encantado de ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *